Fecha del Sermón:
Referencia Bíblica:
Malaquías 1:13
Serie del Sermón:
Orador:
Notas del Sermón:

Habéis además dicho: ¡Oh, que fastidio es esto! Y me despreciáis, dice Jehová de los ejércitos; y trajisteis lo hurtado, o cojo, o enfermo, y presentasteis ofrenda. ¿Aceptaré yo eso de vuestra mano? Dice Jehová.” Mal. 1:13

Después de pasar las duras y las maduras en el cautiverio, por obra de Dios, un grupo de judíos retorna a la tierra prometida. Se esperaba que ellos hubiesen aprendido la lección y le fueran fieles al Señor, pero rápidamente se desviaron y voluntariamente comenzaron a padecer “amnesia espiritual”, estado que los condujo a experimentar rechazo, fastidio ante las exigencias de Dios. Una de ellas fue sobre el objetivo de los sacrificios. Por medio de los sacrificios de animales puros y sin defecto que cada uno tenía que ofrecer, Dios les enseñaba que la única paga que Él acepta y exige por el pecado es la muerte, y que para cancelar esta imposible deuda sin ser condenado, era necesario que un substituto puro y sin defecto muriera en su lugar, ellos debían saber que esos sacrificios eran un tipo del Único Substituto, Cristo, que con su vida, muerte y resurrección haría realidad la cancelación de su deuda con Dios, garantizando su entrada al reino de los cielos para siempre. Como voluntariamente olvidaron ello, trayendo como consecuencia que las cosas de Dios se les volviera fastidiosas, aunque no dejaron de ofrecer los sacrificios, ofrecían los animales no calificados, como los cojos, los enfermos, y los que quizá ofrecían en buenas condiciones no eran los suyos, eran los que les robaban a otras personas. Lo anterior indicaba a las claras que por ofrecer lo que Dios no aceptaba ellos estaban separados de Dios y que por tanto no podían gozar de la comunión con Él. ¿A qué tipo de substitutos o cristos podríamos comparar hoy los animales defectuosos y hurtados ofrecidos por los judíos a Dios? Escuchemos algunas comparaciones:

1. Es comparado a aquel cristo que millares creen, que aunque ellos digan que es Dios, no tiene el poder para salvar por si solo a nadie, sino que requiere de la ayuda de la misma persona con sus obras, de la ayuda de los ángeles, de los santos, de un purgatorio inexistente, del bautismo y un montón de sacramentos. Cuando del verdadero Substituto, del Cristo de la Biblia, las Escrituras dicen: “Porque con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre a los santificados.” Heb. 10:14

2. Es comparado a ese cristo que multitudes hoy creen que fue creado. Las Escrituras afirman que el Substituto perfecto tiene que ser 100% hombre perfecto y 100% Dios. Si él fuera creado, no podría salvar absolutamente a nadie, porque según las Escrituras solo Dios puede salvar (Is. 43:11), por ello del verdadero Substituto la Biblia dice: "…Este es el verdadero Dios y la Vida eterna.", 1 Jn. 5:20

3. Es comparado a ese cristo que desde que se cerró todo tipo de revelación especial cuando se terminó de escribir Apocalipsis, según multitudes se sigue revelando, apareciéndose a las personas en sueños, visiones, etc., trayendo mensajes extra bíblicos, o astutamente revelando textos que ya están en la Biblia para confundir. Pero el Cristo de la Biblia nos habla solo por las Escrituras, pues Él mismo no se contrariaría al ordenarnos que no le podemos añadir ni quitar a las Escrituras, Ap. 22:18:19

4. Es comparado con ese cristo, el cual consideran muchos que tiene como prioridad el bienestar temporal y no el eterno. Los que creen en ese cristo afirman que un hijo del rey no tiene por qué estar enfermo ni pobre ni siendo humillado por sus enemigos. Mas aunque el Substituto de la Biblia puede darnos todo ello, Pablo dice: “…Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” Hch. 14:22

Los que creen en los substitutos o cristos falsos presentados anteriormente se sienten fastidiados cuando se les presenta al Verdadero, mas también, ¿qué diferencia hay con los que sí tienen claro que el verdadero Substituto realmente obedeció la ley por su pueblo, cargó todos sus pecados, recibió la condenación eterna por ellos en la cruz, resucitó para que fueran creados de nuevo si por querer vivir en los deleites del pecado no van a Él genuinamente arrepentidos para ser perdonados, limpiados y mudados de vida? ¿No van en la misma dirección hacia el infierno?

 

- ♦ -

El reproductor requiere que JavaScript esté activado.
Volver