Audios


El reproductor requiere que JavaScript esté activado.

Dios detuvo el avance del río Jordán, y el pueblo cruzó. Este es el escenario en el que Dios ordena construir un monumento. El monumento no es algo majestuoso, sino que se trata de doce piedras que estaban en el río. Pero esto es suficiente para dejarnos enseñanzas, incluso hoy.

Es Dios quien dice cómo debemos adorar, y siempre que buscamos tomar la iniciativa, terminamos en un error. Fue así durante el Antiguo Testamento, y lo es en nuestros días. Otro aspecto relevante es la sencillez del monumento. Dios nos hizo y nos conoce, y evita así que caigamos en orgullo.

El monumento sirvió para enseñar a las generaciones que no vieron el milagro, y esto nos deja un principio: los padres son los responsables de enseñar a sus hijos. La Biblia está llena de monumentos, los cuales sirven para que conmemoremos y recordarnos la redención de Cristo.

David, un verdadero creyente, dice de sí mismo que es malo, pero ¿cómo es posible que un hijo de Dios hable así? Esta escena no es única, sino que se repite en el nuevo testamento, y esta vez es el apóstol Pablo quien presenta el conflicto que vive todo aquel que cree en el Señor.

Romanos 7 es uno de esos pasajes que nos deja ver la fuerza del conflicto, y la razón fundamental de este es que el pecado aún mora en nosotros. Este aún nos influencia y quisiera ganar control de todo nuestro ser. De otra parte, el Espíritu nos moldea y nos inclina hacia la voluntad de Dios.

La guerra es continua, y si alguien no la siente, es porque su vida está gobernada solo por la ley del pecado. La batalla contra el pecado debe ser intensa, debemos estar velando y no suponer que somos fuertes. Afortunadamente esta lucha no será para siempre, habrá una mañana gloriosa.

Cristo mismo nos dice que debemos cuidarnos de convertirnos en tropiezo de un pequeño en la fe. A esto añade que debemos perdonar, y este es el tema central de esta predicación. Además de aclarar que perdonar es una obligación, se verá cómo perdonar y cómo pedir perdón.

Hay que perdonar de buena voluntad y cualquier tipo de pecado, sobre la base de la gracia, en humildad, sin sentirnos superiores, viviendo una relación renovada, lo cual puede ser costoso para nosotros. El reusarnos a perdonar es pecado, y lleva una raíz de amargura que afecta la adoración.

El perdón es algo solemne, porque el pecado es terrible. Es lo que se interpone entre Dios, nosotros y nuestro prójimo. En Cristo, y solo en Cristo, podemos perdonar, y esto, porque Cristo nos ha hecho competentes, pero si aún no creemos, busquemos a Dios, para que Él nos perdone.

En el texto hay una palabra que se repite tres veces, y es central a la idea que quiere transmitir el apóstol en el cierre de esta carta, es la palabra “sabemos”. Esta palabra indica que hemos experimentado algo, o que hemos revisado con atención, que conocemos por experiencia.

“Sabemos” de la obra de Cristo en nosotros. Ese conocimiento que tenemos, lo tenemos por fe, pero también se desprende de la experiencia, y eso se convierte en nuestro gozo. La primera idea que plantea es que nosotros no practicamos el pecado, porque el hijo de Dios nos guarda.

Nosotros sabemos que procedemos de Dios; por el contrario, el mundo a nuestro alrededor está bajo la influencia del maligno. Por esto trata de que hagamos lo malo, y nuestro deber es levantar muros contra el pecado. El último “sabemos” es que estamos en Él, sabemos que vivimos en Él.

Una primera enseñanza del pasaje tiene que ver con la actitud que tiene Josué ante la responsabilidad de dirigir el pueblo hacia la conquista de la tierra prometida. Él, así como debemos hacer nosotros, obedecía al Señor en todo, de manera inmediata e incondicional.

Cuando el pueblo estuvo a punto de comenzar la conquista, se encontró con el rio Jordán. En el momento, y por el tamaño del pueblo, eso fue un problema que no podían solucionar. La respuesta de parte de Dios no demoró. Él los haría cruzar el rio, y así nos deja otra enseñanza.

El pueblo debía mirar al arca, la cual es un símbolo de Jesucristo, a quien debemos mirar para lograr la salvación. El arca le recuerda al pueblo también su problema principal, el pecado de cada uno. Hoy día también debemos mirar hacia Cristo para obtener salvación, no hay otro camino.

Subcategorías

EscuelaDominicalB

Los estudios realizados durante la escuela dominical buscan fortalecer el conocimiento de Las Escrituras de los asistentes, y por sobre todo se quiere presentar a Cristo como el único salvador para el pecador. A diferencia del sermón principal, se permite la participación de los asistentes, con preguntas o comentarios (Foto: Pamela P. Stroud/Flickr)

 

ConfesionDeFe2

Photo by Matt Gruber / Copyright free

 

Con cierta frecuencia nos preguntan: “pero ustedes, ¿qué creen?” Con esta pregunta las personas quieren saber cuáles son las diferencias entre nosotros y otras comunidades cristianas. Y también quieren saber sencillamente qué es lo que enseñamos para poder juzgar acerca de nuestra fidelidad a las Sagradas Escrituras, norma absoluta de la fe cristiana.

Por esto nosotros, la Iglesia Cristiana Gracia y Amor de Bogotá, enlazamos esta edición de nuestra declaración de fe. Ojalá sirva para responder las preguntas de arriba y, a la vez, para orientar respecto a las grandes verdades en su conjunto reveladas por Dios para toda persona que quiere vivir y morir dichosamente.

Hay otro motivo para presentar esta edición en este momento. La declaración de fe que presentamos, la que nos orienta en nuestra creencia y conducta, es una declaración que en este año de 1989 cumple 300 años de haber salido a la luz. En el año 1689, en Londres, unas iglesias cristianas la publicaron con el fin de identificarse detalladamente como exponentes de la fe cristiana antigua centrada en la gracia de Dios en el evangelio de Jesucristo y orientada hacia la gloria del Dios trino.

Actualmente muchos de los que se llaman cristianos no comprenden bien qué implica el nombre “cristiano”. Por otro lado, hay cierta aversión a una definición (y enseñanza todavía por las Escrituras) para su obediencia y disfrute de la voluntad perfecta de Dios. Invitamos a toda persona que dice ser cristiana a un estudio cuidadoso de las páginas que siguen y a una comparación de las mismas con la Biblia. Así podríamos saber si somos cristianos o no, y, a la vez, podremos darnos cuenta del acuerdo que hay entre los dos documentos. La declaración de fe es un fiel reflejo de la enseñanza bíblica.

Un fruto derivado del estudio de esta declaración de fe podría ser la unidad mayor las distintas comunidades cristianas. Algunos opinan que la definición de las doctrinas cristianas resulta más bien en la fragmentación del cristianismo, y esta directamente en proporción a lo detallado de la definición. La declaración aquí presentada, sin embargo, dogmatiza en los puntos donde la Biblia misma lo hace. Por eso, su enfoque en la esencia bíblica lleva (si dejamos que nos lleve) a la única unidad que vale y que perdura, la unidad obligada por la voz de Dios. La fragmentación, cuando sucede, se debe a la debilidad o a la desobediencia humana y no a algún supuesto defecto en la revelación divina.

Pero, ¿para qué tanto detalle en la declaración? la declaración da tanto detalle precisamente porque la Biblia, la Palabra de Dios, la da. Y Dios dice lo que dice porque sabe que es para nuestro bien y para su gloria. No saber, no entender, y no practicar, es perder el consejo vivo y perfecto de Dios para la orientación poderosa de la totalidad de nuestra vida como criaturas de Dios en este mundo.

Sí, es cierto, la declaración exige un estudio detenido. Obliga a que pensemos. No podemos llegar a conclusiones precipitadas. Pero ¡qué fruto más delicioso para quienes por ella se entreguen a saturarse de la Palabra de Dios, la Biblia misma! La declaración que presentamos permite un esquema de la verdad de Dios que sistematiza conceptos de otra manera confusos, desconectados, desproporcionados, y en alguna medida inútiles. Esta comprensión nos capacita para ser fuertes y fieles representantes del mensaje de Cristo en medio de un mundo pecador, hundido en la miseria, y decepcionado por las inconsecuencias, los errores, las deformaciones, y la ignorancia de la Iglesia Cristiana en general.

1989

 

Para descargar una copia de nuestra confesión de fe, haga clic en este enlace.

 

ninos6

Photo by Michael Heiss / CC BY

 

Audio2

 

Aquí podrá escuchar conferencias, estudios, y sermones especiales.


 

Luther at the Diet of Worms

La confesión bautista de Londres es una de las últimas confesiones de su época, y está basada en las que le precedieron. Un estudio de estas nos ayuda a entender mejor nuestra confesión. Las circunstancias históricas dentro de las cuales se desarrollan las confesiones iluminan su énfasis y su teología. Saber el contexto original ayuda mucho. ¿Quiénes son sus escritores? ¿A qué batallas se enfrentaron? ¿Por qué no se desarrollaron antes? ¿Por qué hoy seguimos utilizando confesiones de hace 400 años? Estas son preguntas interesantes. En esta serie, vamos a buscar respuestas a estas preguntas. (Foto: von Werner/Wikipedia)

Fundamentos

Tertulia Teológica

Esta es una colección del programa radial "Tertulia Teológica", de la Iglesia Bautista Reformada el Redentor, transmitido los lunes a las 8:05 pm, con retransmisión los viernes a las 12 m y los sábados a las 6 pm. (Foto: Lawrence OP/Flickr)



 

AMiAmadoHermano

El pastor y misionero César Triana, inicialmente movido por el amor hacia un hermano suyo, pero también motivado por el amor hacia los demás, nos presenta una serie de mini mensajes evangelísticos. Si usted aun no cree en Cristo, quiera el Señor utilizar estos audios para llevarlo a las Escrituras, las cuales nos presentan a Jesucristo, El Salvador.


 

Apocalipsis2

Análisis detallado del libro de Apocalipsis. (Foto: Ed Suominen/Flcikr)


 

 

TeologiaSinFronteras

¿Dónde se originan las confesiones? ¿Por qué son importantes? ¿Cuáles características tienen las confesiones bautistas, y cuál relevancia han tenido en la Iglesia? Estas, y otras preguntas, tendrán sus respuestas en el programa radial "Teología sin fronteras". (Foto: J. Mark Bertrand/Flickr)


 

 

Sexualidad

El objetivo de estas charlas es entregarle de manera especial a papá, pero también a mamá, herramientas para que guíen a sus hijos en casa. Solo si tenemos familias entregadas al Señor, donde las decisiones se toman a partir de las escrituras, tendremos iglesias santas. La Biblia es nuestra única autoridad en fe y conducta. (Foto: Joe/Flickr)



 

 Adolescentes1

Última serie de estudios del programa "Escuela para Maestros de Biblia en el Hogar", sobre los adolescentes. (Foto: unionland/flickr)


 

 

SemanaSanta1 

Colección de sermones realizados durante semana santa. (Foto: John Wright/Flickr)


 

 

MoldeandoElCaracterDeNuestrosHijos

Esta serie de sermones fueron dados por el pastor Sugel Michelén, hacia el año 1997. Se adicionó un archivo con resumen y preguntas a cada sermón, para facilitar su estudio. (Foto: Kat Grigg/Flickr)

 

Vea aquí el artículo introductorio a esta serie (5 páginas) 

DescargarBoton2


Esta es la lista de personas que en algún momento, por la providencia de Dios, han predicado o dirigido estudios de escuela dominal en la Iglesia Cristiana Gracia y Amor.

Volver