Multimedia


El reproductor requiere que JavaScript esté activado.

Todos hemos pasado por aflicción y esto puede generarnos temor y dudas. Podemos llegar a pensar que Dios no nos escucha, o que se ha olvidado de nosotros. Eso le pasó también a David, y en el Salmo 13, por inspiración del Espíritu Santo, David lo expresa sin guardarse algo.

El texto no detalla cuáles fueron las circunstancias que le causaron dolor a David, pero sí deja ver su angustia extrema. David siente que ha llegado a su límite. Se siente perdido y busca una explicación de lo que está pasando. David no veía el final a esta situación, e igual nos puede pasar.

Lo que David hace es clamar a Dios, como debemos hacer nosotros. La única solución está en Dios. El Salmo termina con un cambio extraordinario, ahora David expresa su confianza en el Señor. David ya no duda de Dios, en cambio, se alegra en la salvación segura que hay en Jehová.

Dios, en su amor, envió a su Hijo para que muriera por su pueblo. Jesucristo es grande para salvar, pero el pasaje también habla de su furor. Dice que Jesucristo también vino para tener una victoria total sobre sus enemigos.Cristo no es solo compasión, Él acabará con sus enemigos.

Hay que tener presente que así como el pueblo de Israel, en el pasaje, se volvió enemigo de Dios, por su rebeldía, nosotros también hemos ofendido a Dios. Somos rebeldes, buscamos andar por nuestros propios caminos; sin embargo, así como con Israel, Jehová nos salvó, por su Hijo Cristo.

La Biblia es enfática diciendo que Dios salva a pecadores, por tanto, escuchemos y creamos el evangelio, las buenas nuevas, de Génesis a Apocalipsis. Escuchemos la voz de Dios, para que nos moldee, y nos dé vida espiritual, para que nos haga una creación nueva, y así tener vida en Él.

Esta carta fue dirigida, en primera instancia, a Filemón, quien tenía un esclavo, Onésimo, el cual había escapado. Este esclavo, en su huida llegó a Roma, y allí, además de conocer al apóstol Pablo, se convirtió al cristianismo. Así, el tema central de la carta es el perdón entre hermanos.

El mejor ejemplo de perdón es el que Dios nos dio. Por tanto, cuando perdonamos, actuamos como Dios, lo cual es bueno. Otro aspecto interesante de la carta es la gracia de Dios en la vida de las personas. Somos los Onésimos de Dios: lo hemos ofendido y ahora nos da de su perdón.

Pablo, al comenzar la carta da un saludo de gracia y paz, que si bien puede pasar desapercibido, pues así lo hizo en otras cartas, está lleno de significado, el cual se verá con detalle. Ruegue a Dios porque en usted esté el arrepentimiento genuino y la fe verdadera. Clame al Señor y arrepiéntase.

Dios había revelado el secreto que amenazaba la vida de muchos. Pero antes de que esto ocurriera, Daniel había solicitado a sus amigos orar y él lo había hecho también. Este contexto nos sirva para ver la actitud correcta para orar, lo cual se comenzará con una definición de oración.

En el texto se pueden ver tres tipos de oración: 1) de petición, 2) de gratitud, y 3) de adoración. Pero para saber más de la oración debemos analizar los ejemplos en toda la Biblia, y en particular ver el ejemplo de Jesucristo. Él oró en todo momento, como debemos hacer todos los creyentes.

Debemos hacer oraciones de gratitud, a pesar de las circunstancias que vivamos, y por todas las cosas. Esto es difícil, y hasta podría parecer ilógico, pero es lo que hicieron personas como Esteban, al ser apedreado. Agradezcamos a Dios por su gracia, de la cual proviene todo lo que nos sostiene.

El inicio de año nos lleva a pensar en el futuro, y esto puede llevar al temor y al pesimismo, pues ni siquiera sabemos qué va a pasar mañana. Además está la inestabilidad que vivimos en esta sociedad, la cual no nos permite ser optimistas. ¿Tenemos alguna seguridad para este año?

A pesar de las circunstancias, podemos estar seguros de que Dios está con nosotros. Dios está en medio de su iglesia: no será conmovida. Dios está a nuestro favor, Él es nuestro amparo, Él es nuestro escondite, es nuestro seguro inamovible. Si Dios es por nosotros, nada estará en contra.

Como Dios está con nosotros, no hay razón para temer, a pesar de las tragedias que puedan sobrevenir. A pesar de esta verdad, en medio de las dificultades, tememos, y de ahí el mandato a no temer, el cual es tal vez el mandamiento más repetido en toda la Biblia. Confiemos en Dios.

Efesios habla de las riquezas para el creyente, así lo dice el apóstol Pablo, quien fue establecido como apóstol por Cristo. Dirige su carta a creyentes, a quienes les recuerda constantemente que están en Cristo. De esta manera llegamos a ser hijos de Dios, y por tanto estaremos en el cielo.

El centro del versículo tres es la bendición que tienen los creyentes. Nuestro padre celestial nos bendice en gran manera, con bendiciones espirituales. Dios bendice de esta manera, pero muchas veces la respuesta es olvidarlo. A veces, por ejemplo, pedimos por cosas que ya hemos recibido.

Oramos por amor, cuando un creyente ya ha recibido amor; lo que sí deberíamos pedir es por lo que no hemos hecho, que es manifestar ese amor. Oramos por paz, por felicidad y gozo, todas estas cosas que ya tenemos en Cristo. Todas las cosas han sido dadas en Cristo para nuestro bien.

Este es el primer de una serie de sermones acerca de Jesús. Hoy se verá quién es Jesús de Nazaret, viendo a Jesús como hombre. Jesús, a pesar de ser Dios, fue un hombre ordinario, que sin embargo partió la historia en dos. Nacido de mujer, pero concebido por el Espíritu Santo.

A Jesús se lo conoce como el Hijo del Hombre, aunque también es Dios encarnado. Jesús es el Mesías prometido, por ejemplo, en el libro de Daniel. Jesús es el redentor esperado, como bien mostró Ana en el templo. Jesús es el cordero de Dios, ya que la redención debía darse con sangre.

Jesús es nuestra justicia. Para presentarse ante Dios hay que estar vestidos de la justicia de Cristo. Jesús es el rey glorioso, el cual regresará por segunda vez. Jesús es el salvador, eso es precisamente lo que significa su hombre. Hoy, dos mil años luego de su venida, sigue salvando a los pecadores.

El reino de Dios fue revelado en misterios, algunos de ellos explicados mediante parábolas, muy simples y cortas. Hoy se tratan dos parábolas: la de la semilla de mostaza y la de la levadura. Nuestro Señor Jesucristo las pronunció justo después de sanar a una mujer, enferma por 18 años.

La semilla es algo que parece perdido dentro del campo donde se sembró, así como lo imperceptible del milagro que había acabado de ocurrir. El reino de Dios comenzó muy pequeño, pero por su poder expansivo, representando el crecimiento de la iglesia, se asemeja a un árbol.

El símbolo de la levadura, de otra parte, representa algo igualmente pequeño e imperceptible, que a su tiempo termina por hacer su trabajo completo. El reino de Dios no comienza con un despliegue majestuoso, sino muy sutilmente. Estas dos verdades sirven de ánimo para el creyente.

Daniel oró al Señor, para que le revelara el sueño que había tenido el rey Nabucodonosor, y así evitar la muerte de muchos, por la ira del rey al haberlo olvidado. El Señor le reveló el secreto en una visión. Esta historia lleva a que nos preguntemos: ¿tenemos el hábito de orar?

La Biblia está llena de ejemplos de oración, de las cuales 25 son de nuestro Señor Jesucristo mismo. De estas aprendemos la actitud de humildad que debemos tener al orar, al reconocer el Señorío de Dios y reconocer su voluntad suprema; por tanto, debemos pedir siempre por discernimiento.

A veces el Señor no responde a las oraciones en el momento, otras veces dice que no, y de la Biblia es claro que Dios no escucha la oración de los impíos. Nuestra oración es una expresión de fe, por tanto, cuando oremos debemos tener claro que Dios sí sabe lo que es mejor para nosotros.

Lo que más nos hace falta en estos momentos de confusión es la visita de Dios. Debemos evangelizar, como nos dice el pasaje central. Debemos compartir las buenas nuevas, que Jesús vino para darle vida a muchos. Esta es la solución para mundo en general y para usted en particular.

Cristo cuida a sus ovejas, por lo cual está pendiente de quienes representan peligro para ellas. El buen pastor destruye a los enemigos de su rebaño. Si bien sabemos que Dios es amor, hay que decir que también es vengador. Entonces, que recibamos las buenas nuevas, el perdón de Dios.

Todo el que invoque el nombre del Señor será salvo, y quienes se atrevan a oponerse al dueño del universo serán destruidos. Leamos toda la profecía para entender cuál es la voluntad de Dios para la humanidad, oremos porque en esta navidad Dios visite a la humanidad, como hizo la primera vez.

Los últimos días han sido difíciles para nuestro país; hay una gran tensión y nuestra oración es para que se calmen los ánimos, porque haya cordura, y que no terminemos autodestruyéndonos. Ante este panorama, oscuro y desalentador, ¿cómo hemos de responder?

El pasaje comienza diciendo oídme, y lo dice es a Su remante fiel, también hoy nos habla en medio de esta situación. Nadie nos arrebatará de Su mano; solo miremos la historia para comprobar Su cuidado. El Señor así lo ha prometido, nos cuidará porque ya dio un precio muy alto por Su iglesia.

Dios promete salvación a Su pueblo. Esa promesa que hizo en el libro de Isaías ya ha sido cumplida en Jesucristo, y no solo aplica a Israel, sino a la Iglesia; Jesucristo fue quien recibió todo el peso del castigo por nuestro pecado. Por esto, no debe haber razones para que seamos presas del temor.

Jesucristo ya había realizado dos de las siete señales que reporta el libro de Juan. Es en este contexto que Jesús le dice a los que lo escuchan que no quieren venir a Él. Esto, lejos de lo que se piensa, no es una prueba para el arminianismo, hay que preguntarse, ¿por qué no vienen?

La respuesta a la pregunta anterior es que los que escuchaban a Jesús en ese momento, e incluso ahora, no venían a Cristo, porque no pueden. Al estudiar el pasaje completo puede verse que el hombre está muerto espiritualmente, y esto desde Adán, entonces cómo vendrá hacia su salvador.

El contexto también muestra que en Cristo hay vida, y esta es la gran noticia. Tendremos vida espiritual, un cuerpo nuevo, y viviremos eternamente. Todo el que venga a Cristo tendrá esta vida. Jesús, por su misericordia, resucita al que estaba muerto, y además le da la fe que se necesita.

Subcategorías

EscuelaDominicalB

Los estudios realizados durante la escuela dominical buscan fortalecer el conocimiento de Las Escrituras de los asistentes, y por sobre todo se quiere presentar a Cristo como el único salvador para el pecador. A diferencia del sermón principal, se permite la participación de los asistentes, con preguntas o comentarios (Foto: Pamela P. Stroud/Flickr)

 

ConfesionDeFe2

Photo by Matt Gruber / Copyright free

 

Con cierta frecuencia nos preguntan: “pero ustedes, ¿qué creen?” Con esta pregunta las personas quieren saber cuáles son las diferencias entre nosotros y otras comunidades cristianas. Y también quieren saber sencillamente qué es lo que enseñamos para poder juzgar acerca de nuestra fidelidad a las Sagradas Escrituras, norma absoluta de la fe cristiana.

Por esto nosotros, la Iglesia Cristiana Gracia y Amor de Bogotá, enlazamos esta edición de nuestra declaración de fe. Ojalá sirva para responder las preguntas de arriba y, a la vez, para orientar respecto a las grandes verdades en su conjunto reveladas por Dios para toda persona que quiere vivir y morir dichosamente.

Hay otro motivo para presentar esta edición en este momento. La declaración de fe que presentamos, la que nos orienta en nuestra creencia y conducta, es una declaración que en este año de 1989 cumple 300 años de haber salido a la luz. En el año 1689, en Londres, unas iglesias cristianas la publicaron con el fin de identificarse detalladamente como exponentes de la fe cristiana antigua centrada en la gracia de Dios en el evangelio de Jesucristo y orientada hacia la gloria del Dios trino.

Actualmente muchos de los que se llaman cristianos no comprenden bien qué implica el nombre “cristiano”. Por otro lado, hay cierta aversión a una definición (y enseñanza todavía por las Escrituras) para su obediencia y disfrute de la voluntad perfecta de Dios. Invitamos a toda persona que dice ser cristiana a un estudio cuidadoso de las páginas que siguen y a una comparación de las mismas con la Biblia. Así podríamos saber si somos cristianos o no, y, a la vez, podremos darnos cuenta del acuerdo que hay entre los dos documentos. La declaración de fe es un fiel reflejo de la enseñanza bíblica.

Un fruto derivado del estudio de esta declaración de fe podría ser la unidad mayor las distintas comunidades cristianas. Algunos opinan que la definición de las doctrinas cristianas resulta más bien en la fragmentación del cristianismo, y esta directamente en proporción a lo detallado de la definición. La declaración aquí presentada, sin embargo, dogmatiza en los puntos donde la Biblia misma lo hace. Por eso, su enfoque en la esencia bíblica lleva (si dejamos que nos lleve) a la única unidad que vale y que perdura, la unidad obligada por la voz de Dios. La fragmentación, cuando sucede, se debe a la debilidad o a la desobediencia humana y no a algún supuesto defecto en la revelación divina.

Pero, ¿para qué tanto detalle en la declaración? la declaración da tanto detalle precisamente porque la Biblia, la Palabra de Dios, la da. Y Dios dice lo que dice porque sabe que es para nuestro bien y para su gloria. No saber, no entender, y no practicar, es perder el consejo vivo y perfecto de Dios para la orientación poderosa de la totalidad de nuestra vida como criaturas de Dios en este mundo.

Sí, es cierto, la declaración exige un estudio detenido. Obliga a que pensemos. No podemos llegar a conclusiones precipitadas. Pero ¡qué fruto más delicioso para quienes por ella se entreguen a saturarse de la Palabra de Dios, la Biblia misma! La declaración que presentamos permite un esquema de la verdad de Dios que sistematiza conceptos de otra manera confusos, desconectados, desproporcionados, y en alguna medida inútiles. Esta comprensión nos capacita para ser fuertes y fieles representantes del mensaje de Cristo en medio de un mundo pecador, hundido en la miseria, y decepcionado por las inconsecuencias, los errores, las deformaciones, y la ignorancia de la Iglesia Cristiana en general.

1989

 

Para descargar una copia de nuestra confesión de fe, haga clic en este enlace.

 

ninos6

Photo by Michael Heiss / CC BY

 

Audio2

 

Aquí podrá escuchar conferencias, estudios, y sermones especiales.


 

Luther at the Diet of Worms

La confesión bautista de Londres es una de las últimas confesiones de su época, y está basada en las que le precedieron. Un estudio de estas nos ayuda a entender mejor nuestra confesión. Las circunstancias históricas dentro de las cuales se desarrollan las confesiones iluminan su énfasis y su teología. Saber el contexto original ayuda mucho. ¿Quiénes son sus escritores? ¿A qué batallas se enfrentaron? ¿Por qué no se desarrollaron antes? ¿Por qué hoy seguimos utilizando confesiones de hace 400 años? Estas son preguntas interesantes. En esta serie, vamos a buscar respuestas a estas preguntas. (Foto: von Werner/Wikipedia)

Fundamentos

Tertulia Teológica

Esta es una colección del programa radial "Tertulia Teológica", de la Iglesia Bautista Reformada el Redentor, transmitido los lunes a las 8:05 pm, con retransmisión los viernes a las 12 m y los sábados a las 6 pm. (Foto: Lawrence OP/Flickr)



 

AMiAmadoHermano

El pastor y misionero César Triana, inicialmente movido por el amor hacia un hermano suyo, pero también motivado por el amor hacia los demás, nos presenta una serie de mini mensajes evangelísticos. Si usted aun no cree en Cristo, quiera el Señor utilizar estos audios para llevarlo a las Escrituras, las cuales nos presentan a Jesucristo, El Salvador.


 

Apocalipsis2

Análisis detallado del libro de Apocalipsis. (Foto: Ed Suominen/Flcikr)


 

 

TeologiaSinFronteras

¿Dónde se originan las confesiones? ¿Por qué son importantes? ¿Cuáles características tienen las confesiones bautistas, y cuál relevancia han tenido en la Iglesia? Estas, y otras preguntas, tendrán sus respuestas en el programa radial "Teología sin fronteras". (Foto: J. Mark Bertrand/Flickr)


 

 

Sexualidad

El objetivo de estas charlas es entregarle de manera especial a papá, pero también a mamá, herramientas para que guíen a sus hijos en casa. Solo si tenemos familias entregadas al Señor, donde las decisiones se toman a partir de las escrituras, tendremos iglesias santas. La Biblia es nuestra única autoridad en fe y conducta. (Foto: Joe/Flickr)



 

 Adolescentes1

Última serie de estudios del programa "Escuela para Maestros de Biblia en el Hogar", sobre los adolescentes. (Foto: unionland/flickr)


 

 

SemanaSanta1 

Colección de sermones realizados durante semana santa. (Foto: John Wright/Flickr)


 

 

MoldeandoElCaracterDeNuestrosHijos

Esta serie de sermones fueron dados por el pastor Sugel Michelén, hacia el año 1997. Se adicionó un archivo con resumen y preguntas a cada sermón, para facilitar su estudio. (Foto: Kat Grigg/Flickr)

 

Vea aquí el artículo introductorio a esta serie (5 páginas) 

DescargarBoton2


Esta es la lista de personas que en algún momento, por la providencia de Dios, han predicado o dirigido estudios de escuela dominal en la Iglesia Cristiana Gracia y Amor.

Volver