Saulo decía que amaba a Dios, pero que odiaba a Jesús, ¿cómo es eso posible? Escuchemos este último capítulo de la historia y sabremos por qué.

Versículo de referencia:

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Hechos 1:8

 

 

- ♦ -

Volver