La ley de Dios es buena 1 La ley de Dios es buena 3

Clic en la imagen para descargar el archivo, o ampliar la imagen

Lección:

Para ser felices tenemos que obedecer la ley de Dios. Dios nos hizo para él, y por tanto solo estamos felices cuando Él está contento con nosotros. Esto es, cuando le obedecemos. Y si no obedecemos, sabemos que Dios nos castigará, porque esto es lo correcto.
La Biblia nos cuenta de un niño llamado Josías. Su padre era Amón, el rey de Israel, pero este era un rey muy malo, porque no amaba a Dios, ni le adoraba en su templo. Por el contrario, adoraba ídolos, y hacia que los israelitas adoraran ídolos también. Un día mataron a Amón, y entonces Josías fue rey sobre Israel, cuando tenía apenas 8 años. Josías prometió que no iba a ser un rey malo, sino que amaría a Jehová, y le serviría. Josías quería que todos también amaran a Jehová. Tiempo después, mandó reparar el templo de Jehová, y los trabajadores encontraron un libro viejo en el templo. Josías pidió que lo leyeran. Y resultó que era ¡La ley de Dios! Josías se dio cuenta de que todos habían pecado mucho contra Jehová, y por tanto Dios los castigaría. Josías mandó leer la ley de Dios a todas las personas. Ellos se pusieron muy tristes, porque se dieron cuenta de que habían desobedecido a Dios. Le prometieron a Dios que le servirían como Él quería. La ley de Dios les decía cómo agradar a Dios para no ser castigados. La ley los ayudó a ser obedientes. Referencia bíblica: 1 Reyes 17:8-16. Versículo de referencia: Deuteronomio 6:5

Instrucciones:

Se imprime el archivo, y los niños colorean las figuras. Luego se arma el bolsillo, como en la foto. En ese bolsillo se guardan las buenas acciones que resultan de cumplir a ley.


 

Volver