Las dificultades que continuamente se nos presentan tiene el nombre de pruebas. Algo muy diferente es la tentación, la cual es la forma pecaminosa como nuestra carne, el mundo y Satanás nos induce a salir de la prueba. Ésta, aunque aparenta ser la solución lógica, viable y favorable, porque nos “ahorra” problemas, tiempo, dinero, etc., en la práctica es una ilusión que esconde una trampa mortal. ¡Cuidado! Pr. 3:5-8; Jer. 17:5-10; Mt. 4:1-11; Ef. 6:10-8

Volver