Providencia o coincidencia

Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca.” Ester 4:16 (Foto: wikimedia)

 

El libro de Ester es simplemente apasionante; es un texto lleno de estrategias, conspiraciones, crisis inminentes, riesgos, recompensas, intrigas, cambio de decisiones, injusticias y justicias. Una lectura muy superficial del mismo te llevaría a pensar que este libro habla acerca de la épica historia de una hermosa, obediente y valerosa mujer judía llamada Ester, que siendo sabiamente aconsejada por su primo Mardoqueo, logró salvar al pueblo judío del sufrimiento y de la destrucción.

Sin embargo, si dejamos nuestro análisis del libro hasta allí, fácilmente nos habremos perdido totalmente del mensaje que el texto realmente nos quiere enseñar, porque el libro de Ester es un libro especial, que al leerlo nos enseña más allá de lo que no vemos. En este libro vemos a lo largo de sus 10 capítulos que nunca se pronuncia el nombre de Dios, pero en el cual Dios es el indiscutible y absoluto protagonista.

El libro de Ester nos lleva a descubrir que no hay ningún evento sobre la Creación que escape del gobierno Celestial, el cual, siendo un Reino invisible, en un detrás de cámaras sin igual, está allí, siempre, ordenando cada detalle de cada evento, todo de acuerdo con Su perfecta y soberana Voluntad.

Mira el mundo actual, con sus crisis y pandemia, ¿cómo lees la historia de tu vida hoy en este mundo? ¿Cómo una historia sin Dios, desordenada, al azar y sin propósito, gobernada tan solo por las coincidencias? o ¿Como una historia en la cual la providencia de tu Santo y Todopoderoso Dios está allí dirigiéndolo todo para Su Gloria y para tu bien?

El libro de Ester es un libro épico, como tu vida misma lo es, en la cual físicamente no puedes ver a Dios, lo cual no significa que Él no esté allí, porque Él lo está, y allí estará siempre.

Dios es el protagonista principal de tu propia historia.

Providencia o Coincidencia ¿Cómo lees la historia de tu vida hoy?

 

- ♦ -

Volver