CrezcamosComoCristianos

Para estudiar la Biblia, tenemos que cumplir ciertos requisitos... (Foto: Jack Amick/Flickr)

 

Versión completa en pdf (4 páginas) 

DescargarBoton2

 

Primera lección sobre cómo estudiar la Biblia:

Para estudiar la Biblia, tenemos que cumplir ciertos requisitos.

¿Por qué será que tantas personas tienen la Biblia y, sin embargo, no sacan beneficio de ella? Es porque muchas veces no la estudian, o no la estudian cumpliendo los requisitos que su estudio exige.

¿Cuáles son estos requisitos?

1. Tenemos que dedicarle tiempo. Si la miramos sólo por encima y ocasionalmente no conoceremos bien la Biblia.

a. Debemos estudiarla cada día, o regularmente y con frecuencia.

b. Debemos estudiarla con constancia, perseverancia, y disciplina.

c. Debemos estudiarla y no solo leerla. Fíjese en la diferencia. Por supuesto que es importante leer la Biblia de manera rápida y en forma seguida, pero además, debemos examinarla de manera más detallada.

2. Tenemos que seguir algún sistema o programa al estudiar la Biblia, igual como en todo proyecto. Más adelante, vamos a presentar uno.

3. Tenemos que tener al Autor de la Biblia, el Espíritu Santo, como nuestro maestro. 2 Pedro 1:21, Juan 16:13-16. La pura verdad es que sin la luz que Él nos da, no vamos a recibir el impacto espiritual que es la meta de nuestro estudio de la Biblia. Esto quiere decir que tenemos que ser creyentes en Cristo, porque solamente ellos gozan de la presencia del Espíritu en sus vidas para alumbrar su entendimiento (Efesios 1:17,18).

4. Tenemos que estar en sintonía con el autor de la Biblia. Si no amamos el mensaje de la Biblia, es decir, si no amamos a Dios, y si no deseamos estar sujetos a Dios y a lo que Él dice mediante la Biblia, no vamos a apreciar bien su Palabra. Juan 7:17
Para decir lo mismo de otra manera, hay que estar en un mismo espíritu con el autor. Uno tiene que haber nacido de nuevo; tiene que haber nacido de Dios; tiene que tener vida espiritual; tiene que ser creyente en Cristo. Sin este cambio, uno vive y piensa al revés, llamando bueno a lo malo y malo a lo bueno, y, como la Biblia, la palabra de Dios, es buena, la tiene como sin importancia.

5. Otro Requisito: tenemos que saber leer. La Biblia es literatura, y para entenderla, tenemos que saber leer, de tal manera que comprendamos lo que leemos. Cuanto mejor sepamos leer, mejor podremos entenderla. Observemos con exactitud las palabras y la puntuación para que entendamos el sentido real del texto. Para saber leer mejor, practiquemos la lectura leyendo constantemente la Biblia y otros libros.

6. Otro requisito, muy parecido al anterior: tenemos que saber interpretar la Biblia. Es decir, tenemos que saber sacar su sentido verdadero. Existen varios libros que nos dan las reglas para esta tarea. Debemos observar cuidadosamente estas reglas. Básicamente, estas reglas nos enseñan a entender una parte de la Biblia a la luz de otras partes de ella. Debemos interpretarla a luz de ella misma, dejando que ella explique cada parte a la luz del mensaje total. Debemos entenderla según sea el tipo de literatura de cada parte. Es decir, tenemos que fijarnos si la parte que estudiamos es historia, profecía, poesía, etc. Cada estilo de literatura tiene sus propias normas de interpretación.
Sí, es con la ayuda del Espíritu Santo que logramos entender la Biblia, pero debemos reconocer que Él nos enseña mediante nuestro estudio y pensamiento.

7. Otro requisito: debemos tener a la mano algunas ayudas para nuestro estudio. ¿Cómo cuáles?

- Distintas versiones de la Biblia.

- Una concordancia, un diccionario bíblico, una atlas bíblico, un manual bíblico, y, si es posible, unos comentarios sobre la Biblia. Claro que no teniendo estos libros de ayuda se puede sacar mucho provecho de la Biblia, pero con ellos se puede sacar aún más. El cristiano comprometido y que quiere crecer y servir mejor al Señor, no se contenta con poco si es que anhela tener más. El cristiano comprometido va ahorrando y poco a poco va comprando estos libros de ayuda.

- Un lugar sin distracción y con buena luz, un cuaderno, un lápiz, una mesa o una tabla sobre la cual escribir.

8. Otro requisito para poder entender la Biblia: tenemos que apreciar y aceptar la importancia del estudio de la Biblia. El cristianismo es asunto de tener conocimientos, los cuales son el fundamento de lo demás. El buen desarrollo de la vida en Cristo depende en buena medida del conocimiento que uno tenga de la Biblia. El amor a Dios, el culto, el servicio a los demás personas: todos estos elementos tan importantes van bien solo en cuanto entendamos lo que Dios dice en la Biblia sobre cada uno.
El cristianismo no es solo de sentimientos, solo de alabanzas, de canto, de intuiciones, pareceres, u opiniones. No, Dios nos orienta dándonos conocimientos mediante el estudio de su Palabra. Dios no nos enseña mediante comunicaciones directas o inmediatas de Su Espíritu sobre nuestro espíritu. Tenemos que estudiarlas, pues. Esto lo vimos ya en Isaías 8 y 2 y 2 Timoteo 3:15-17

9. Otro requisito para poder estudiar la Biblia: tenemos que confiar en que si podemos entenderla. No es un libro imposible de entender, como muchos dicen. Ella no es un libro demasiado difícil, es decir, no es un libro accesible solo para pocas personas. Dios nos la dio a todos para que pudiéramos entender. Efesios 1:18

10. Tenemos que saber con claridad a que estudio debe llevarnos. ¿Por qué pasar este tiempo todos los días estudiado la Biblia? He aquí alguna de las razones principales:

a. Nos lleva a conocer a Dios.
b. Nos lleva a conocernos a nosotros mismos.
c. Nos lleva a entender el mundo en que vivimos.
d. Nos lleva a saber que podemos ser como Jesucristo.
e. Nos llave a saber que podemos hacer para Dios en Jesucristo.

Para decirlo de otra manera:
a. Nos lleva a saber las doctrinas anteriores.
b. Nos lleva a amar a Dios,
c. Nos lleva a hacer la voluntad de Dios.
Los renglones anteriores son las enseñanzas básicas que la Biblia nos da, las cuales buscamos recibir y entender en nuestro estudio diario.

11. Otro requisito para poder entender la Biblia es que tenemos que esforzarnos en el estudio. Es decir, hay que trabajar duro en esto. No es cuestión de estar medio dormidos, esperando que de alguna manera la mente se llene de las enseñanzas bíblicas, y uno en un momentico ya la entienda y se acuerde de todo. Hay que pensar, hay que estudiar; hay que aprender. Claro, esto lo hemos dicho antes, pero vale la pena repetirlo, porque poco nos gusta este trabajo tan difícil. Algunos tienen la idea de que ser espiritual es no pensar, no razonar, no reflexionar. Piensan que si son espirituales, van a entender la verdad así no más, porque Dios de alguna manera va a decirles cómo es. Pero, no, no es así. Ser espiritual, es decir, ser lleno del Espíritu, es tener la mente renovada (Romanos 12:2) para poder pensar y aprender, porque así nos creó y así quiere que funcionemos.

Sin cumplir los once requisitos anteriores, jamás vamos a saber lo que dice la Biblia y a entenderla. Si no la entendemos estaremos siempre vagando, perdidos, sin rumbo fijo, o esclavizados dentro de las enseñanzas que los hombres inventan. Debemos tener la Voz de Dios como autoridad, no la voz de los hombres, y la Voz de Dios habla por medio de las Escrituras.

Volver