Para qué debo aprender a leer - 9

Ahora José trajo el estuche de unas gafas, con unas gafas adentro, qué explicación más original, pero ¿de qué? (imagen: wikihow)

¡Incluye página para colorear!

 

 

Por qué debemos aprender a leer, 9

Clic en la imagen para descargar la página para colorear.

 

Versículo de referencia:
Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.
Juan 6:35

 

¿Para qué debo aprender a leer? José y los niños de la escuela - 9


En la última reunión los niños aprendieron que debían aprender a leer para leer la Biblia, porque es por medio de las Escrituras que Dios aplica la perfección alcanzada por Cristo en favor de su pueblo. ¿Cuál será el otro motivo que hoy José enseñará por el cual los niños tendrían que leer la Biblia? Escuchemos atentamente.

“Niños, buenos días,” Dijo José. “Buenos días José,” respondieron los niños. Sarita dijo: “José, el profesor Leonel nos enseñó el himno, y ya todos lo sabemos, ¿será que lo podemos cantar?” “Claro Sarita, entonces espere alisto el Gloria. Todos de pie. Cinco niños felices están, sonrisas bonitas sus rostros tendrán. Se paran contentos para cantar,...
1. “Gozo me da la palabra leer; cosas preciosas allí puedo ver, y sobre todo que el gran Redentor es de los niños el tierno Pastor.”
Coro: “Con alegría yo cantaré al Redentor, tierno pastor, que en el calvario por mi murió, sí, sí, por mi murió.”
2. “me ama Jesús, pues por mí El murió, y de su amor a los niños habló; dejad que vengan los niños a mí, para salvarlos mi sangre vertí.”
3. “Si alguien pregunta que como lo se; “busca a Jesús, pecador”, le diré; “Por su palabra que tienes aquí, puedes saber que te ama a ti” “Se sientan quieticos para escuchar… pueden sentarse niños.”

“Niños miren esta cajita donde guardo las gafas o anteojos.” José abriendo la cajita o estuche, saca sus gafas o anteojos, y les dice: “Quiero que sepan niños que Dios nos hizo con cuerpo y alma. Miren este estuche, pensemos que este es nuestro cuerpo; miren ahora las gafas o anteojos, pensemos que esta es nuestra alma.” Guardando las gafas en el estuche, dijo: “Así como estas gafas quedan dentro del estuche, así nuestra alma esta guardada o vive en nuestro cuerpo. También podemos decir que el cuerpo es la casa donde vive el alma. ¿Entendieron?” Los niños respondieron: ‘Siii” José pregunto: “¿Qué entendieron?” Felipe dijo: “Que Dios nos hizo con cuerpo y con alma.” Sebastián dijo: “Que nuestra alma está dentro de nuestro cuerpo, como las gafas en la cajita.” Juan pablo dijo: ‘Que nuestro cuerpo es la casa donde vive el alma.” José dijo: “Niños, ustedes son muy inteligentes. Felicitaciones.”

Niños, de pie, vamos a decir nuestra frase par a estar atentos,: ‘Dios es grande, Dios es bueno, Dios me ama, Dios me cuida. Gracias Dios porque me amas, gracias Dios porque me cuidas.” Pueden sentarse. Ahora quiero preguntarles, ¿con que alimentamos nuestro cuerpo?” “Con carne, papa, arroz, banana, leche..” dijo María José. “Con pescado, yuca, frijol, lenteja,” dijo Laura. “Con frutas, huevos,” dijo Junior. “Con agua también,” dijo Daniela. José dijo: ‘Sí, nuestro cuerpo se alimenta con todos esos alimentos, ¿con que creen ustedes que se alimenta nuestra alma?” Todos los niños guardaron silencio. José dijo: “Nuestra alma también necesita ser alimentada. ¿Con qué será?” José abriendo la Biblia, dijo: “les voy a leer un versículo y luego ustedes me dicen con qué alimentamos nuestra alma. ¿Están listos? “ “sííí” respondieron los niños, y todos se quedaron bien quieticos, ellos querían saber cuál era el alimento para el alma. José leyó: “Jn 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mi cree, no tendrá sed jamás.” Lo vuelvo a leer, Jesús le dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mi cree, no tendrá sed jamás.” Jn. 6: 35. Ustedes ya dijeron sobre los alimentos para el cuerpo, después de escuchar el versículo, ¿Cuál creen que es el alimento para el alma? ¿mmm? Esdras dijo: “Yo creo que es Jesús, porque Él dijo que es el pan de vida, que si vamos a Él no tendremos hambre y que si creemos en Él no tendremos sed jamás.” José dijo: “Muy bien Esdras,” y mirando a todos los niños les dijo: “Niños, si, así como el alimento físico, plátano, carne, leche, es para alimentar nuestro cuerpo, Jesús que es el pan de vida que descendió del cielo lo es para alimentar el alma. Él sacia, nutre nuestra alma para que no padezcamos hambre ni sed espiritual, ¿Pero qué será lo que Dios usa para alimentarnos con el pan de vida, con Jesús? ¿Qué será lo que Él usa para que vengamos al verdadero Jesús y creamos en Él de la manera correcta?” Luciana dijo: “¿la Biblia?” José dijo: ¿Y cómo lo sabes” Luciana dijo: “pienso que es así, porque todo lo que nos ha enseñando es para que leamos la Biblia.” José, mirando a Luciana sonriendo, le dijo: “ah niña experta,” y abriendo nuevamente la Biblia dijo: “Cuando Jesús fue probado en el desierto duró 40 días sin comer, y luego de ello tuvo hambre. Satanás lo tentó para que Él pecara, le dijo que convirtiera unas piedras en pan y comiese. Pero escuchemos que le respondió Jesús: “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios.” Mt. 4:4 Niños el pan del que Jesús habla, cuando dice que: “no solo de pan vivirá el hombre” esta hablando de todos los alimentos que se usan para alimentar el cuerpo. Pero Él habla que no solo de ese pan vive el hombre, ¿y por qué? Porque tenemos alma y ella necesita ser alimentada, por ello Él dice: “sino de toda palabra que sale de los labios de Dios” Niños, la Biblia, las Escrituras son la Palabra que sale de los labios de Dios. Entonces podemos decir que lo que Dios usa para alimentar nuestra alma con la vida de Jesús, quien es el pan vivo que dice Yo soy el pan de vida; el que a mi viene, nunca tendrá hambre; y el que en mi cree, no tendrá sed jamás” bajó del cielo, es la Palabra de Dios, la Biblia, las Escrituras. Quien no escucha, quien no lee las Escrituras no es ni puede ser alimentado con el pan vivo, con Jesús. Entonces otra razón por la cual ustedes deben aprender a leer, para leer la Biblia, es porque es por medio de la Biblia que Dios nos alimenta con el pan vivo que bajo del cielo, con Jesús.

El profesor Leonel, quien estaba en la puerta, preguntó: ¿Cómo se sabe cuándo una persona no está siendo alimentada con la vida de Cristo?” José dijo: “Gracias profesor por la pregunta. Les quiero decir que en estos días fui al pueblo a visitar un médico que trabajó en el puesto de salud cuando yo era niño, el doctor Martín. En mi visita vi a un niño en muy mal estado. El doctor Martín dijo: “Ese niño está sufriendo de desnutrición crónica.” Le pregunté, ¿y cómo sabe doctor?” Dijo: por los síntomas que presenta, está muy bajo de peso y de estatura con relación a su edad, su piel está reseca y escamosa, su pelito esta como muerto, su abdomen o barriguita está inmensamente grande. A este niño no le están dando alimentos, o no le están dando los alimentos adecuados.” Niños, profesor, el niño fue internado y por poco muere. Supe que los papás de Yesid, así es el nombre del niño, por orden de un brujo en el que ellos creen, metieron al niño en una dieta, porque el niño tenía una gripa. Le suspendieron los alimentos habituales, y solo le daban una agüita con harina de yuca. Profesor, niños, así como la desnutrición del cuerpo, la cual aparece por falta de consumo de alimentos o por falta de alimentos adecuados, presenta unos síntomas, así también quien no está siendo nutrido en su alma con el pan vivo que bajo del cielo, con Jesús, también presenta unos síntomas. La persona practica el pecado. Los niños son desobedientes, peleones, egoístas, envidiosos, aparentan que son buenos cuando los papás están presentes, pero cuando ellos están solos hacen cosas muy malas ¿No es verdad niños? Cuando hacen algo bueno, lo hacen por interés. Cuando era bien niño y vivía en el pueblo, por detrás de la casa, había un caminito que pasaba también por detrás de la casa de unos vecinos viejitos. ¿Saben que hacia? Barría continuamente el caminito hasta llegar a la casa de los viejitos, ¿pero lo hacía porque amaba a los viejitos? No, lo hacía para que ellos me dieran bananas.” En ese momento todos los niños rieron. José continuó: “también, es síntoma de que las personas no están siendo nutridas con la vida de Cristo, cuando dicen creer en Jesús, pero creen que la salvación es por obras y no un regalo de Dios, cuando las personas le rinden culto a seres creados, cuando no les gusta leer la Biblia, o cuando leen la Biblia, pero no obedecen lo que ella dice, cuando creen en la brujería, y muchas otras cosas que no están en la biblia. Profesor y niños, en sentido general cuando una persona no practica lo que la Biblia dice es síntoma de que ella no está siendo alimentada con el pan vivo que bajó del cielo, con la vida de Jesús.” El profesor mostrando preocupación, dijo: “José, gracias, ahora comprendo”

José, luego de cantar el himno con los niños, regreso a su casa, y como siempre, clamaba por los niños, el profesor y las familias de los niños. No olviden niños, memorizar los versículos de la clase de hoy. Un abracito para todos.

 

- ♦ -

Volver