La bondad - 1

Violeta pensaba que era muy buena, y que por eso ganaría el favor de Dios, pero había olvidado una lección que sus padres ya le habían dado, ¿cuál sería? (imagen: clipart-library.com)

 

 

Versículo clave:
Gálatas 5:22-23
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. 

 

La bondad - 1

1. “Niños, muy buenos días” Saludo la profesora Josefina. “Buenos días, profesora” Respondieron los niños. La profesora dijo: “Hoy es un día muy especial. ¿y porque es especial? Porque desde hoy vamos a escuchar historias para saber qué es bondad y qué no es bondad. ¿Están listos? “Sííííí” respondieron los niños. La profesora preguntó: ¿alguno de ustedes me podría decir qué es bondad? Los niños miraban a la profesora, como queriendo no decir nada para no errar, hasta que Nelly, quien era bien inteligente y extrovertida, dijo: “creo que es dar de comer al que no tiene comida.” Mateo, un niño muy juicioso en el estudio, respondió en forma de pregunta: “¿Podría ser también ayudar a mis papítos en los oficios, como recoger la ropa, no hacer desorden, echarle comida a los pollitos?” - “Dar dinero” dijo Alfredo, el niño cuyos padres tenían recursos. Ningún niño más quiso participar, entonces la profesora dijo: “Gracias niños, en verdad todo lo que ustedes dijeron podría incluirse en lo que es bondad, pero, ¿saben una cosa? No siempre cuando hacemos algo por alguien, indica que estemos actuando con bondad” Mateo, que era el niño más analítico, frunció las cejas contrayendo el rostro, dijo: “no entiendo, cómo así profesora, ¿o sea que yo puedo dar o servir a alguien y no estar haciéndole el bien?” La profesora respondió: “Exactamente Mateito, o de pronto si estas beneficiando en alguna medida al que ayudas, pero tu intención puede ser errada” Mateo, dijo: “Nunca había pensado en esto.”

2. La profesora dijo: “antes de las historias, es necesario que sepamos qué es bondad. Escuchen atentamente niños: ¡Bondad es una parte del fruto del Espíritu Santo! Sí, eso es. ¡Bondad es una parte del fruto del Espíritu Santo! Eso dice Gálatas 5:22-23, escuchen: “mas el fruto del Espíritu Santo es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, contra tales cosas no hay ley” Bueno, ya sabemos que la verdadera bondad hace parte del fruto del Espíritu Santo, pero, ¿y cómo sabemos cuándo una persona está actuando con esa bondad? Sabemos que la persona está actuando con esa bondad cuando la persona hace el bien a su prójimo, pero no conforme a lo que ella considera bueno, sino conforme a lo que la Biblia dice. Pero hay algo más, ¿algo más? ¿Qué será? Que La persona que hace el bien a otro conforme la Biblia dice, no lo hace por interés personal, lo hace para que las personas que reciben el bien glorifiquen a Dios. Escuchen lo que Jesús dice: “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” Mt. 5: 16 Ahora les pregunto: ¿Qué es bondad?” David, otro niño de la clase, dijo: “Es una parte del fruto del Espíritu Santo” La profesora dijo: “Muy bien David, ¿y cómo sabemos que una persona está actuando con esa bondad?” Mario Andrés, dijo: “Cuando la persona ayuda a otro como la Biblia dice” Indira dijo: “Cuando lo que hace lo hace para que Dios sea glorificado.” La profesora, contenta por las respuestas de los niños, dijo: “gracias, Mario Andrés, gracias Indira, que bueno que están entendiendo. Bueno, ahora sí vamos a escuchar la primera historia. Esta tiene que ver con una niña que hizo muchas cosas, pero que no por eso se puede decir que ella actuaba con la verdadera bondad, escuchen:

Una niña de nombre Violeta, le dijo a su mamita: “mami, ¿tienes comida de sobra? Es que en la calle cerca a la escuela hay una familia que, creo, no tienen que comer, y quiero llevarles algo” La mamá miró a la niña, y conmovida, pues su hija nunca había hecho esto, le dijo: “Que bueno hijita, que quieras ser generosa.” Entonces la mamá empacó en embalajes alguna comida. Violeta, la llevó, la entregó, y la familia le agradeció” “Muchas gracias niña, eres muy generosa” Desde ese día, la niña se esforzaba por compartir con otros lo que podía. Difícilmente ella no daba algo, solo lo hacía cuando no tenía. Niños, ¿No les parece que era una niña muy buena?” Todos los niños respondieron: “Síííí” La profesora siguió: “pero es necesario saber cuál era la razón por la que Violeta era tan dadivosa, presten atención: El papá de Violeta, quien por motivo de su trabajo viajaba mucho, al llegar, su esposa le comentó sobre el cambio radical de su hijita. Él, muy curioso de ver a su hija muy hiperactiva en querer dar, le preguntó: “Violeta, mi amor, ¿Por qué razón de un tiempo para acá, te dedicaste a ser tan dadivosa?” Violeta, mirando fijamente a su papito, dijo: “papi, una religiosa fue al colegio y nos dijo así: ¡Niñas, si ustedes son dadivosas, si ustedes dan, Dios les borra muchos pecados, entre más obras buenas hagan, más Él les borra pecados, y finalmente ¡les abre las puertas del cielo para que entren allá y vivan con Él! Papi, yo quiero hacer muchas, muchas, obras para que el Señor me deje entrar en su reino” Don Carlos, abrazando a su hijita, le dijo: “Oh mi bebecita preciosa. Si bien las personas que han recibido lo que has dado, pueden en lo material haber recibido alguna ayuda, todas esas obras, por la motivación con que la haces, por lo que crees de lo que son capaces tus obras, esas obras no son agradables al Señor. Ellas no te han borrado ningún pecado hijita” Violeta, abriendo sus ojos, exclamó: “¡¿Cómo así papi, mis obras no sirven para quitar mis pecados?!” Don Carlos le dijo: “Linda, cómo olvidaste de rápido lo que Dios nos permitió enseñarte con la Biblia. ¿Olvidaste que Dios en sus Escrituras de principio a fin enseña que lo único que acepta por cada pecado que cometemos es la muerte, la condenación eterna? Hijita, Dios dice: “porque la paga del pecado es muerte…” Ro. 6:23. Nuestras propias obras no tienen capacidad de remover ningún pecado. ¿Recuerdas lo que tenía que hacer una persona que pecaba en el Antiguo Testamento? Violeta, bajando la cabeza avergonzada, respondió: “Tenía que llevar una ovejita sin defecto al tabernáculo para que muriera por él” El papa preguntó: “¿recuerdas porque la ovejita tenía que ser sin defecto?” Violeta respondió: “para indicar que la ovejita no estaba muriendo por sus defectos sino por los defectos de otro “¿Y de quién era figura esa ovejita?” Violeta dijo: “De Jesús, porque Él es el verdadero Cordero que quita el pecado del mundo” Don Carlos le dijo: “Exacto hijita, nosotros no podemos hacer nada para nuestra salvación, necesitamos que Alguien perfecto derrame su sangre, muera en nuestro favor para ser perdonados por Dios. Eso fue lo que hizo Jesús. Él ya hizo esa preciosa obra en favor de pecadores como nosotros. Mi muñeca, si quieres entrar al cielo, tienes que colocar toda tu confianza solo en Jesús. Creer que Él cargó todos tus pecados y que se presentó con tus pecados en la cruz para pagar con su sangre el castigo eterno por ti. Nunca olvides: Cualquier confianza en tus obras, u otro ser diferente a Cristo para borrar tus pecados, en cambio de abrirte las puertas del cielo, te las cierra completamente, porque con ello estás despreciando a la única persona que te puede salvar, a Jesús. Mi bebecita, pero también quiero que sepas otra cosa: si Dios Padre te coloca la fe verdadera para que tu creas en Jesús como la única fuente de salvación, lo cual indica que ha hecho de ti una nueva criatura, entonces Él mismo hará que tú seas ahora si una niña verdaderamente bondadosa, no para salvarte, sino como evidencia de que ahora eres salva, de que ahora estas unida a Jesús, de que ahora tienes al Espíritu Santo dentro de ti.”

3. “Niños”, dijo la profesora Josefina, “no sé si Violeta finalmente creyó o no, pero con esta historia podemos concluir que si una persona hace obras para salvarse por ellas, es una persona que está despreciando a la única persona que lo puede salvar, a Cristo Jesús. Por tanto, esa persona no es verdaderamente bondadosa.

4. Si Dios lo permite, mañana, conoceremos otra historia de personas que hacen algo por otros, pero que no por ello son bondadosos. No olviden memorizar Gálatas 5:22 y 23 “mas el fruto del Espíritu Santo es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, contra tales cosas no hay ley.”

- ♦ -

Volver