¿Recibirían una Biblia como regalo? Yo diría que sí, claro, pero ¿será que todos dicen lo mismo? Escuchemos qué pasó con un leñador.

 

 

Isaías 55:10-11
Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

- ♦ -

Volver