• 613 1524
  • 311 279 0577
  • Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Desde los cielos, la visita de Dios (Dic, 2019)

 Boletín diciembre 2019 

Al respecto, Isaías insiste en que el pueblo de Dios anuncie estas buenas nuevas a todas las naciones. Sin embargo, también subraya que estas buenas nuevas consisten en que es Dios mismo quien salva; y que fuera de Él no hay otro salvador. (Foto: Brandon Atkinson/Flickr)

 

Desde los cielos, la visita de Dios

Recordamos las palabras del ángel: “…he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor”. Lucas 2:10-11

Al respecto, Isaías insiste en que el pueblo de Dios anuncie estas buenas nuevas a todas las naciones. ¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz, del que trae nuevas del bien, del que publica salvación, del que dice a Sion: ¡Tu Dios reina! Isaías 52:7 En este pasaje “Sion” (es decir, la iglesia), se conforma de personas llamadas de todas las naciones para ser su pueblo. Sin embargo, Isaías en su libro también subraya que estas buenas nuevas consisten en que es Dios mismo quien salva; y que fuera de Él no hay otro salvador (43:10-13). Por eso, para regocijo nuestro, Él que vino a la tierra nacido de la virgen, es llamado “Emanuel”, Dios con nosotros (Is. 7:14). Tuvo que tomar forma humana (Juan 1:14). Tuvo que poner su vida en expiación por el pecado, y tuvo que llevar el pecado de muchos (Is. 53:10, 12).

El pueblo de Dios, por medio del profeta Isaías, oraba que Dios los visitara para cumplir la promesa de salvación: ¡Oh, si rompieses los cielos, y descendieres… Vuélvete por amor de tus siervos… No te enojes sobremanera, Jehová, ni tengas perpetua memoria de la iniquidad… (Is. 64:1, 63:17; 64:9). El padre de Juan Bautista, según Lucas, testificaba de la entrañable misericordia de nuestro Dios, con que nos visitó de lo alto… (Lucas 1:78), y véase que efectivamente fue el ángel del Señor quien vino desde los cielos para dar la buena nueva a los pastores (Lucas 2:9-11).

No, la Navidad no se repite. Jesucristo, el Verbo, se hizo carne y habitó entre nosotros una sola vez, y logró la redención de su pueblo. Pero la oración de Isaías ya citada (64:1,8), la petición de 63:15, Mira desde el cielo, y contempla desde tu santa y gloriosa morada, y la petición de 51:9: Despiértate, despiértate, vístete de poder, oh brazo de Jehová; despiértate como en el tiempo antiguo…, deben estar en nuestras oraciones día y noche a favor de los perdidos, los rebeldes, los indiferentes, los muertos en delitos y pecados; debemos orar a favor de nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestros familiares. Anunciamos a ellos las buenas nuevas de un Salvador, el único Salvador, pero uno que sí salva, el que para su propia honra rectifica la miseria de los pecadores que esperan en Él (Is. 57:13; 64:4).

Navidad es tiempo de dar las buenas nuevas, pero también es tiempo de pedir que en estos a quienes prediquemos, Dios les cree la fe en Cristo quien murió por los pecadores. Que pidamos con fervor, con súplicas, testificando así que sólo Dios puede salvar y pidiendo que lo haga. ¡Lo que hacemos, sí, es rogar por este regalo de Navidad, Dios es el Dios que da! Habiendo dado ya su Hijo por su pueblo escogido, y habiendo dado el Hijo su vida en rescate por muchos, ¿no es de esperar que Dios Espíritu Santo les regale a quienes hablemos vida para creer? Esto depende de Él, por supuesto, pero nos enseña a tener parte en esta tremenda transacción navideña, mediante nuestras peticiones ante el trono de gracia. El pueblo de Dios debe anunciar y debe pedir esto todos los días, y no sólo en diciembre. El pueblo de Dios debe orar constantemente por esta “visita de lo alto”. Esto es el aporte máximo que como pueblo de Dios, iglesia de Dios, podemos humildemente ofrecer a Dios a favor de una nación, un continente, o el mundo convulsionado por los frutos de la rebeldía contra Él.

 

- ♦ -


Increíble, Raúl sí se animó a ir a las reuniones, [ ... ]

Histori...Leer más...
Un mal sueño

“y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aun [ ... ]

Palabra...Leer más...
Triste y doloroso final

“Porque es imposible que los que una vez fueron [ ... ]

VariosLeer más...

Raúl, el canibal, le preguntó a Moisés sobre cómo [ ... ]

Histori...Leer más...
¿Conoces a Leviatán?

"Nadie hay tan osado que lo despierte; ¿Quién, pues, [ ... ]

Palabra...Leer más...

IconSchedule5

Información de contacto:
Sede Norte:
carrera 67 # 175-60, Bogotá D.C.,
cel. 311 279 0577, ver más
Sede Alborada:
calle 97 # 68 F - 96, Bogotá D.C.,
613 15 24 - info @ iglesiacristianagraciayamor.org, ver más

 

 
 

IconSchedule3

Horario de los servicios principales:
Escuela dominical Domingo 10:00 a.m. - 10:45 a.m.
Culto principal Domingo 11:00 a.m. - 12:10 p.m.
Estudio Bíblico Domingo 4:00 p.m. - 5:00 p.m.
Reunión de oración (Norte) Miércoles 7:00 p.m. - 8:00 p.m
Reunión de oración (Alborada) Jueves 7:00 p.m. - 8:00 p.m.

IconLinks1

Destinos más populares:

Inicio la página inicial de este portal web
Sermones, colección de los sermones predicados en esta iglesia
Radio, disfrute la programación de la emisora de la iglesia
Estudios de la Palabra de Dios, libres
Artículos evangelísticos y de la vida cristiana en general
Audios, colección de audios de temas variados

 

© 2022 Iglesia Cristiana Gracia y Amor. All Rights Reserved.