Boletín enero 2018 

Comenzando otro año, seguimos según dice 2 Corintios 3:18, así, como requisito para que el año 2018 sea de valor, seguimos nuestro estudio cuidadoso y concentrado de toda la Biblia. Por ella conocemos a Dios, porque las Escrituras son las que hablan de Cristo. (Foto: Vern/Flickr)

 

Filipenses 3:13-14 nos ofrece un centro que orienta toda la vida todo el año 2018.

Hermanos, yo mismo no considero haberlo ya alcanzado. Pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Estas son las palabras del apóstol Pablo, informando de su programa para el futuro, aconsejando así a los creyentes en la iglesia en Filipo. Pablo escribe de su vida de antes, y cómo cambió todo cuando fue alcanzado por Cristo Jesús, 3:12. Antes de ello, se ocupaba de lograr por sus propios esfuerzos la paz con Dios. Lea, por favor, Filipenses, todo el capítulo tres, para entrar más en la nueva manera de Pablo de mirar la vida. Fíjese que escribe del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por Él lo he perdido todo, y lo considero como basura a fin de ganar a Cristo, y ser hallado en El…y conocerlo a Él, vv 8, 9, 10. Pero, como dicen 13 y 14, Pablo aún no había llegado a ser perfecto. Sólo al morir sería así, vv 20-21. Mientras tanto, ¿qué? Responde Pablo: …Una cosa hago…, 13. Quería ser hallado en Cristo, v 9. Pablo está confesando que antes de creer en Cristo no había conocido en verdad al Dios verdadero, para así tener la justicia que procede de Dios sobre la base de la fe, v 9. Decía equivocadamente que conocía a Dios, pero en verdad no reconocía que Jesucristo era Dios, Dios salvador y redentor. Por lo tanto, en realidad no conocía a Dios.

¡Cuán importante es conocer a Dios tal como es! Conocerle debe ser el anhelo y meta de nuestra vida siempre. Constantemente tenemos que ser recordados en cuanto a Él. Si no, entran en nuestro pensamiento ideas falsas sobre Él, y nos desvían de Él.

Esto nos hace pensar en las palabras de Jesús cuando corrigió a Marta, la hermana de Lázaro, a quien más tarde resucitaría de entre los muertos. "Marta, Marta, tú estás preocupada y molesta por tantas cosas; pero una sola cosa es necesaria, y María ha escogido la parte buena, la cual no le será quitada." Lucas 10:41-42. María había escogido sentarse a los pies del Señor para escuchar su palabra. No es malo servir como Marta servía, pero es un grave error servir a Jesucristo sin saber cómo y quién es Él en realidad.

Pablo, como María, había escogido “la parte buena”, y era el punto de partida para él en todo, el fundamento, la autoridad que le guiaba siempre, la definición, el eje de su vida, el ambiente en que existía.

¿No nos distrae del complimiento de nuestros deberes esto de estudiar la teología? ¿No es una exageración el testimonio del salmista que escribió estas palabras: Una cosa he pedido al SEÑOR, y ésa buscaré: Que habite yo en la casa del SEÑOR todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura del SEÑOR Y para meditar en Su templo? No, no es un error hacer lo mismo que el salmista escribe. Es más bien el camino para servir a Dios en verdad, a servirle a Él y no a otro, a servirle según su voluntad, a servirle para su gloria. Perdemos el tiempo en la medida en que obramos, pero no según la verdad. Dios es el creador y dueño de todo, y existimos y estamos en su mundo para pensar, sentir, y hacer según Él quiere.

Por eso, comenzando otro año, seguimos según dice 2 Corintios 3:18: Pero todos nosotros, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu. Por esto, como requisito para que 2018 sea de valor, seguimos nuestro estudio cuidadoso y concentrado de toda la Biblia. Por ella conocemos a Dios, porque las Escrituras son las que hablan de Cristo. "Y ésta es la vida eterna: que Te conozcan a Ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado, Juan 17:3.

La Iglesia “Gracia y Amor” ofrece apoyos para cumplir esta tarea, la cual es el deleite máximo de la vida, el deleite de conocer a Dios, conocerle cada vez mejor, y tenerle siempre en mente. Pregunte para saber más de estos apoyos ofrecidos. Pon tu delicia en el SEÑOR, Y Él te dará las peticiones de tu corazón, Salmo 37:3-7. Dios, el Dios trino, es el tema de toda la Biblia.


 

 

Volver