Toda la verdad 6

Nuevamente enfatizamos la soberanía de Dios. Lo hacemos porque, aun declarando que creemos que Dios es soberano en todo, y que "todo lo que quiere, lo hace", sin embargo tenemos la tendencia de poner límites sobre lo que Dios hace y no hace. (Foto: Jussi Olilla/Flickr)

Antes de detallar algunos ejemplos en que fácilmente negamos la actuación de Dios, copiamos otra vez la tesis de todo este tema: Toda la Verdad:

La Biblia enseña que Dios es soberano de manera absoluta en todo y siempre. Todo lo que sucede, sucede por voluntad (decreto) de Dios. A la vez, la Biblia enseña que el hombre, criatura de Dios, actúa libremente, y que recibirá según sus obras estando bajo el deber de cumplir todo lo que Dios exige. Se hace culpable y sujeto a sanciones cuando desobedece a Dios. Debemos creer y actuar consecuentes con estas dos enseñanzas, con todo lo que la Biblia enseña en todo, porque la Biblia es la Palabra de Dios.

¿Qué piensa de los siguientes casos, los cuales muestran que Dios es supremo en todo?
1. Dios envía enfermedades. Piense en las plagas de Egipto que Dios envió, y antes, lea Éxodo 4:11. Sorprendente, ¿no? ¿Haría el Dios bueno semejantes cosas? Ahora, busque los siguientes textos en la Biblia: Números 12:10; Números 16:46; Deuteronomio 32:39; 1 Samuel 2:6 (Dios mata); mire el capítulo 1:1-10; 1 Samuel 4:3 (Dios hiere); 1 Samuel 25:38; 2 Samuel 12:15 (el hijo de Betsabé y David); 2 Samuel 24:15; 2 Reyes 5:7; 2 Reyes 15:5 (el leproso, Azarías, es decir, Uzías, 2 Crónicas 26:3-5); 1 Crónicas 21:14; 2 de Crónicas 21:18; Job 5:18; Job 42:11; Isaías 30:26; Ezequiel 14:13 (Dios manda el hambre), 19, 21; Oseas 6:1; Amós 3:6; Lucas 1:20; Hechos 12:23 (Herodes); Romanos 11:36; El libro de Apocalipsis, todas las plagas que Dios envió.

Como que hay algo en nosotros que rechaza afirmaciones como los anteriores en cuanto a Dios. ¿Cómo podemos creer en un Dios que envía enfermedades y hasta la muerte? ¿No es Dios un Dios de amor, compasión y misericordia? Por supuesto así es Dios, pero Dios es también Rey sobre todo, y DIOS ES DIOS. No debemos intentar recortarlo al tamaño de nuestras ideas. Dios tiene el derecho de hacer todo lo que quiere, y recordemos que Dios es infinitamente sabio, y que Dios se glorifica de maneras de las cuales nosotros no somos informados. Sencillamente no tenemos manera para entrar en los consejos secretos de Dios. Dios saca lo bueno de lo malo, lo dulce de lo amargo. Dios no nos incluye en sus secretos, pero, esto, sí, Dios espera que obedezcamos sus mandamientos y ordenanzas por lo que es. No podemos ser fatalistas; es decir, no nos es permitido dejar de actuar en lo ordenado, diciendo que “lo que será, será”. Claro, lo que será, sí, será, pero dejemos esto con Dios, y nosotros, manos a la obra, haciendo lo que debemos hacer, pensando lo que debemos pensar, todo de acuerdo con las exigencias divinas.

2. Dios envía las lluvias y los desastres “naturales”, es decir, las inundaciones, los temblores, y los vientos Génesis 9:14; Deuteronomio 28:12; 1 Reyes 8:36; 1 Reyes 17:14; Job 5:10; Job 38:26ss; Salmos 65:9-10; Salmos 77:16-20; Salmos 104:10-23 (mejor, todo el salmo); Salmos 135:7-12; Salmos 147:8-10; 15-18; Isaías 5:6; Isaías 30:23; Jeremías 10:12-13; Jeremías 14:22; Jeremías 51:16; Joel 2:23; Amós 4:7; Amós 5:8; Mateo 5:45; Hechos 14:17.
La tierra tiembla: Éxodo 19:18; Job 9:6; Salmos 68:8; 77:18; 97:4; 104:32; 114:7; Nahum 1:5-6; Mateo 27:51. “A la presencia de Jehová tiembla la tierra”. Jueces 5:4-5; Salmos 77:18, 97:4, 97:5, 104:32; Job 9:6, Job 26:11; Isaías 64:1-3; Jeremías 4:24; 5:22; Miqueas 6:1-2

Otra vez, ante los desastres naturales, la reacción nuestra tiende a ser la de queja, a no creer que Dios tenga que ver con estos acontecimientos. ¡Cuánto sufre la gente! Incluso los niños sufren. Incluso a veces los mismos santos de Dios sufren. ¿No fue así el caso de Job? Sí, Job era pecador, pero a la vez, no era más pecador que otros, y a otros les fue bien mientras que a él, más justo que muchos, le fue mal. …Se condolieron de él, y le consolaron de todo aquel mal que el SEÑOR había traído sobre él. Job 42:11

3. Dios decretó el pecado. He aquí un misterio de gran magnitud para el cual no tenemos explicación. Pero sí tenemos la Biblia, para decirnos que el pecado de alguna manera está dentro de su voluntad, si bien Dios castiga a quienes pecan. No, Dios no peca, Dios no obliga a nadie a pecar, Dios no quiere que nadie peque, y Dios no tiente a nadie a pecar (Santiago 1:13).

Sin embargo, sí es muy cierto que Dios no aprueba el pecado. Mire los siguientes textos de la Biblia para ver que aun el pecado está dentro del decreto de Dios. Repito, no entendemos cómo puede ser esto. Es un tema que tenemos que tratar con sumo cuidado. Pero, no por ser difícil, debemos dejar de recibir todo lo que la Biblia enseña, Toda la Verdad. Mire los textos a continuación para observar cómo el pecado de ciertas personas estaba en todo caso bajo el control de Dios:

Génesis 45:5 Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; pues para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros.

Génesis 45:7-8 Y Dios me envió delante de vosotros para preservaros un remanente en la tierra, y para guardaros con vida mediante una gran liberación. Ahora pues, no fuisteis vosotros los que me enviasteis aquí, sino Dios; y El me ha puesto por padre de Faraón y señor de toda su casa y gobernador sobre toda la tierra de Egipto.

Génesis 50:20 Vosotros pensasteis mal sobre mí, mas Dios lo encaminó á bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida á mucho pueblo.

Éxodo 9:16 Pero en verdad, por esta razón te he permitido permanecer: para mostrarte mi poder y para proclamar mi nombre por toda la tierra.

Éxodo 10:1 Preséntate a Faraón, porque yo he endurecido su corazón y el corazón de sus siervos, para mostrar estas señales mías en medio de ellos…

Deuteronomio 2:30 Cambió el corazón de éstos para que odiaran a su pueblo, para que obraran astutamente contra sus siervos.

Josué 11:20 Porque fue la intención del SEÑOR endurecer el corazón de ellos, para que se enfrentaran en batalla con Israel, a fin de que fueran destruidos por completo, sin que tuviera piedad de ellos y los exterminara, tal como el SEÑOR había ordenado a Moisés.

Jueces 14:4 Y su padre y su madre no sabían que esto era del SEÑOR, porque Él buscaba ocasión contra los filisteos, pues en aquel tiempo los filisteos dominaban a Israel.

2 Samuel 17:14 Pues el SEÑOR había ordenado que se frustrara el buen consejo de Ahitofel para que el SEÑOR trajera calamidad sobre Absalón.

2 Samuel 24:1 De nuevo la ira del SEÑOR se encendió contra Israel, e incitó a David contra ellos, diciendo: Ve, haz un censo de Israel y de Judá.

1 Reyes 12:15 El rey no escuchó al pueblo, porque lo que había sucedido era del SEÑOR, para que Él confirmara la palabra que el SEÑOR había hablado por medio de Ahías silonita a Jeroboam, hijo de Nabat.

Job 1:21 El SEÑOR dio y el SEÑOR quitó; bendito sea el nombre del SEÑOR.

Salmos 65:6, 7, 8, 9-13

Salmo 75:7

Salmo 105:25 Cambió el corazón de ellos para que aborreciesen a su pueblo.

Salmo 115:3 Todo lo que quiso ha hecho.

Salmo 135:5-12 Lluvias, vientos, relámpagos, muerte de primogénitos, plagas, destrucción de naciones, muerte de reyes, repartición de la tierra.

Eclesiastés 7:14; Isaías 10:5-6; Isaías 45:7; Isaías 46:10; Jeremías 10:12-16; Jeremías 51:20; Lamentaciones 3:37-39; Ezequiel 14:15-21; Amós 3:6; 2 Corintios 4:6

Tantos textos que van a lo mismo. Tantos textos, y hay más. Por esto encontramos gran valor al leer toda la Biblia con frecuencia. Nos hace falta recibir el impacto del testimonio total de la Voz de Dios.

El propósito de este tema, “Toda la Verdad”, es llevarnos a conocer a Dios tal como es y tal como hace las cosas, todo esto según Dios mismo nos habla en su Palabra. Que seamos creyentes, honrando al Señor así como Él merece, y disfrutemos de la confianza y el temor que surgen como resultado.

 

DescargarBoton2

- ♦ -

Volver