Toda la verdad 1

Toda verdad está relacionada con toda la verdad. Si algún elemento suyo se queda afuera, el cuadro queda incompleto. ¿Ha tenido la experiencia de armar durante horas un rompecabezas, sólo para descubrir al final que hace falta una pieza? Quizás fue una pieza de poca importancia,... (Foto: Robert/Flicker)

...y en fin, el cuadro se veía como si no faltara algo esencial. Pero, de todas formas, el cuadro quedó incompleto, imperfecto. ¿Qué tal si hubiera sido un cuadro presentando una multitud de personas en la calle mirando y señalando todos hacia arriba, y el objeto a que todos miraban estaba en la pieza que faltaba?

La Biblia es el libro sobre la salvación. Según el ángel que visitó a José antes del nacimiento de Jesucristo de la virgen, debía llamarle Jesús, porque Él salvaría a su pueblo de su pecado Mateo 1:21. ¡Fue una buena noticia! Jesucristo, el Salvador, vino a rectificar el daño que el pecado introdujo en el mundo. Como Salvador perfecto, la restauración tendría que ser perfecta – todo en el tiempo y de la manera suyos. “El Hijo del Hombre vino a buscar lo que se había perdido.” Así es que el cristianismo insiste en que seamos perfectos como nuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
La Biblia trae los detalles sobre esta obra de rescate. Pero, la Biblia no es nada fácil de entender en todo. De hecho, algunas enseñanzas son incomprensibles para la mente humana, y sin ser entendidas, sin embargo, deben ser creídas y tomadas en cuenta en todo discurso sobre la vida y el mundo. Tomemos como ejemplo el tema de

La soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre

¡Cuán importante es este tema! ¡Cuán importante cada elemento de este tema! En él tenemos un resumen de todo lo que la Biblia enseña, ¿no le parece? ¡Cómo luchamos por entender cada uno y la relación entre los dos! ¡Cuántos errores abundan por no hacer esto!

Hablemos del tema. Pero antes, de hablar del tema directamente, recordemos que los datos que debemos tener presentes al investigarlo, los encontramos en la Biblia. La Biblia es la Palabra de Dios, por la cual Dios explica todo. No, no explica todo en todos los detalles de cada esfera de la realidad de las cosas, pero nos da los principios por los cuales formular en el pensamiento lo que Dios nos enseña sobre el tema. Antes de llegar a conclusiones, debemos asegurar que hayamos visto y tomado en cuenta todo lo pertinente que la Biblia ofrece.

Sin duda, todos los errores e insuficiencias en las creencias y las práctica nuestras, se deben en alguna medida importante a esto de no tomar en cuenta todo lo que la Biblia enseña. Nos acostumbramos a regocijarnos en el lema “Sola Escritura”, pues es de gran consolación saber que Dios nos ha dicho todo lo necesario para que vivamos y seamos de acuerdo con sus diseños perfectos. Implícito en el lema está este otro: “Toda Escritura”. “... no solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Deuteronomio 8:3

No sobra ninguna palabra en la Biblia. “Toda la Escritura es inspirada de Dios.” La cuestión es saber detectar la relación de todos los detalles con el proyecto total. En esto, sí, debemos ser detallistas.
Por supuesto, esto implica que después de una lectura completa, cuidadosa y repetida de la Biblia, sigue la tarea de entender el sentido exacto de cada detalle. Y, una parte de este segundo paso para escuchar la voz de Dios, es reconocer que siendo de Dios, la Biblia no es una recopilación de datos aislados, sino la construcción de un edificio perfectamente integrado, en el cual el ser humano aprende a comprender y vivir según lo comprendido. Hay que dar por sentado que cada frase, cada conjunto de frases que conforman contextos, contextos relacionados con los demás contextos, cada frase es esencial en algún sentido para experimentar y actuar con autenticidad completa, ahora y siempre.

Obviamente vamos planteando una tarea larga y difícil. Uno puede llegar a ser cristiano y vivir como tal sin haber terminado la tarea. Pero ser un cada vez mejor cristiano, depende de adelantar la tarea. No es un proyecto que pueda quedarse a medias, pues la gloria del Dios trino, Creador y Salvador está involucrada. Vamos hablando de la única opción viable para la bienaventuranza de todo ser humano. Como escribió Juan en su primera carta, “Él que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre.” 1 Juan 2:17. Dejemos que esta frase tenga su pleno contenido, y veremos la importancia de recibir toda la verdad, toda la Biblia.

No, no es cuestión solo de erudición en el estudio de la Biblia. Toda capacidad intelectual vale, pero son los lectores de Biblia enseñados por el Espíritu, su autor, que reciben el gozo de vivir en la verdad de saber y sentir que “de Dios, y por Dios, y para Dios son todas las cosas; a Él sea la gloria por los siglos”. “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo a quien has enviado.” Juan 17:3. Una persona creyente en Jesucristo que ha comenzado el camino de la fe en Cristo, ya goza de la posesión del paquete entero. Como morada de Dios por el Espíritu, ya está completo en Cristo. Perfecta pero imperfecta, ¿Cómo puede ser así? ¿Ve que la Biblia trae sus dilemas para nuestra comprensión? Estas nunca desaparecerán de un todo. Pero, nuestra reflexión sobre los mismos aumentará nuestro disfrute del todo.

Es que la Biblia es Palabra de Dios, Voz de Dios, y como tal, aun tratando de asuntos más allá de la comprensión nuestra, impacta para surtir nuestra mente, mover nuestra voluntad, y excitar nuestras emociones. La comunión con Dios, y el escuchar su voz, no es nunca estéril. Produce fruto de conformidad cada vez más exacta a la imagen y la voluntad divinas.

Así, pues, ¡a la Biblia! Si el lector no tiene establecido un programa de repaso repetido de toda la Biblia, y un cada vez más profundo examen de toda la Biblia, ahora es el momento de diseñar uno. Es cuestión de vida, vida verdadera, es decir, vida espiritual, vida en el Espíritu, vida abundante y eterna. “¡Vivifícame por tu Palabra!”

Volveremos en otra entrega al tema arriba anunciado: la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre. Nos enseñará a tomar en cuenta todos los datos bíblicos si es que queremos tener Toda la verdad.

 

DescargarBoton2 

 

- ♦ -

Volver